Colaboró Maureen Castillo, estudiante de periodismo  

El modelo de trabajo híbrido es un término que se popularizó con la llegada del coronavirus al mundo, pues surgió de la combinación de lo presencial y lo virtual o remoto, con el fin de reducir los contagios. Sin embargo, a medida que incrementa su tiempo de aplicación, se ha comprobado que aporta un sinnúmero de ventajas, entre ellas, la más importante es que se adapta a todos los trabajadores.

Por otra parte, genera un ahorro de tiempo, de costos en desplazamiento, de gastos a la empresa en el espacio de trabajo y mejora las relaciones familiares al laborar desde los hogares. Asimismo, evita efectos nocivos como el sedentarismo, la falta de comunicación con los compañeros, problemas de socialización y estrés.

El trabajo híbrido se basa en la adaptabilidad y no existe un mecanismo como tal para aplicarlo, ya que cada empresa u organización lo realiza de diferente forma. Según First Workplaces, compañías como Microsoft, Google y LinkedIn, han apostado por este modelo, con el objetivo de crear nuevas oportunidades para sus colaboradores.

Además, un estudio de la Consultora Forrester dio a conocer que el 70% de las empresas en Europa y Estados Unidos, permitirá a sus empleados trabajar al menos 2 días por semana de manera virtual, lo que coloca a este mecanismo como una modalidad que llegó para quedarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *