Las empresas de servicios deportivos de la Comunidad Valenciana no aguantan más. Después de reuniones con la Conselleria de Sanidad, con los responsables deportivos de Generalitat y ayuntamientos, han decidido salir a la calle para clamar contra las restricciones que mantienen cerradas sus instalaciones. «¡Basta ya! Somos el sector más preparado y con más garantías para luchar contra la enfermedad» será el lema que exhiba en una concentración en la Plaza del Ayuntamiento convocada por la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (Fneid), la Asociación de Empresarios de centros deportivos y la Plataforma Defiende los Centros de Entrenamiento.

FIFA

La Comunidad Valenciana está a la cabeza de las autonomías que acumula ya más días de cierre de las instalaciones deportivas. Con la desescalada el pasado 1 de marzo comenzaron a desarrollar actividades al aire libre en grupos de cuatro personas, pero los espacios interiores, gimnasios o piscinas siguen cerrados al menos hasta el 22 de marzo. En total, hay más 2.814 empresas del sector de los servicios deportivos en Valencia, Alicante y Castellón, 665 clubes, 610 gimnasios, 489 instalaciones deportivas y 1.049 entidades de otro tipo de actividades deportivas que firman un manifiesto en el que solicitan ser considerados como «actividad esencial» y que mientras haya sectores abiertos, uno debe ser el suyo «por todos los beneficios que se aportan a la salud física y mental de la sociedad».

«La situación es cada vez más desesperada. Si este cierre se prolonga mucho más tiempo, el 40% de los gimnasios censados en la Comunidad Valenciana están condenados a desaparecer», explicó Juan Carlos Gómez Pantoja, presidente de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (Fneid) en la Comunidad Valenciana.

Sin actividad, estas empresas tienen al 90% de sus trabajadores aún en ERTE y la mayoría de ellas tampoco se pueden beneficiar del plan de ayudas Resistir de la Generalitat Valenciana porque tienen más de diez empleados en nónima.

Los empresarios deportivos esperaban que hubiera sensibilidad con el sector en la desescalada, dado que las medidas de seguridad que estas empresas han desarrollado garantizaban que se trata de entornos seguros. Sin embargo, las noticias que reciben es que su vuelta a la normalidad será «muy lenta». «Oír este tipo de comentarios no propicia otra reacción que un incremento de la angustia empresarial y laboral del sector», resume Pantoja.

El sector de deporte se ha topado con las negativas sanitarias desde el fin del estado de alarma. Tras adaptar sus centros a las medidas de seguridad sanitaria, en octubre vieron como se prohibía el uso de las duchas y en enero como eran obligados al cierre total ante la llegada de la tercera ola de coronavirus.

Ahora que la actividad de otros sectores se retoma, pretenden saber por qué no se permite la del sector deportivo. «Los datos oficiales que manejamos dicen que hay una tasa de contagio inferior al 0,3% y la incidencia acumulada ya está por debajo de los 100 casos por 100.000 habitantes», explica Pantoja

Por cjimenez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *