• Los desórdenes o trastornos de la conducta alimentaria (TCA), son la tercera enfermedad crónica con más prevalencia entre la población juvenil
  • Los patrones de conducta alimentaria están asociados con angustia emocional, física y social.

Los Desórdenes o Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), son enfermedades complicadas que conllevan al desorden alimenticio, en muchas ocasiones ponen en peligro la vida de las personas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), menciona que este trastorno es cada vez más frecuente en jóvenes de 12 a 24 años, especialmente se puede ver más manifestado en mujeres y además su riesgo de muerte está por encima de la depresión, esquizofrenia o alcoholismo.

El 2 de junio se conmemora el Día Mundial de la Acción por TCA, ese mismo día del presente año, el Colegio Profesional en Nutrición (CPN) compartió con distintos medios de comunicación información importante sobre este tema, además de alertar con preocupación una “fatiga pandémica” debido a la pandemia que estamos viviendo actualmente por el COVID-19.

La vocera del CPN y especialista en TCA, Rosanna Mauro, afirmó que, las consultas por esta enfermedad han aumentado un 50% desde que empezó la pandemia. “En época pandémica, hemos visto un aumento significativo a nivel nacional e internacional en la demanda de consultas de salud para TCA.  Las personas que ya sufrían estos trastornos han estado más propensas a sufrir una recaída y muchas otras han iniciado con síntomas de estos trastornos y esto se debe propiamente a la denominada ‘fatiga pandémica’, a cambios en la movilidad y el poder adquisitivo y muchos otros factores como cambios en la socialización, el acceso a actividades recreativas y la abundancia de sentimientos y emociones difíciles de manejar”, aseguró Mauro.

Asimismo, el CPN, también mencionó que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS),  no cuenta con ningún programa integral para tratar estas condiciones que afectan a muchos costarricenses y  además el país no cuenta con estudios epidemiológicos sobre la incidencia y prevalencia de trastornos mentales. La pandemia intensificó las recaídas y nuevos casos de TCA en personas mayores de 30 años.

El Colegio Profesional de Psicólogos, tiene en su página web, varias cifras sobre el TCA tanto en Costa Rica como mundialmente; en el país, 22 mil estudiantes están en riesgo de sufrir TCA, con una prevalencia de 9,4% en mujeres y 2,3% en hombres, el 58% de los estudiantes escolares y colegiales están en descontento con su imagen corporal, 37,2% cuenta las calorías que come, 31% evita comer harinas, 14,2% siente culpabilidad al comer y 11% tiene ganas de vomitar después de comer y les gusta sentir el estómago vacío.

La CCSS indicó que, entre marzo del 2020 y marzo del 2021, hubo 60 hospitalizaciones y 52 incapacidades por estas condiciones, en estos datos se descartan los casos que llegan a centros de salud privados.

 La psicóloga Lauzahned Matamoros, de la Coordinación Nacional de Psicología de la CCSS quien ha tratado muchos casos sobre TCA y trabaja con ellos, menciona que es un tema sumamente complicado. “Es un tema que da vergüenza, se desestima en los adolescentes al decir ‘son tonteras de la edad, es para llamar la atención’ esto no es así, además esto no es algo que se pueda resolverse solo, se requiere ayuda profesional, son trastornos muy complejos, que requieren más de un profesional” manifestó Matamoros, también recalca que si la familia no quiere participar y la persona no desea mejorar, el asunto se vuelve más complejo.

En el año 2008, Linda Bacon, una nutricionista, investigadora y autora estadounidense, decide publicar un libro llamada “Health at Every Size: The Surprising Truth About Your Weight” (su traducción al español sería: Salud en todos los tamaños: la sorprendente verdad sobre tu peso), este mismo trata, sobre como estar “pasado de peso”, no es el problema, hacer una dieta sumamente estricta sí es el problema, una sociedad que rechaza a cualquier persona cuya forma corporal o tamaño no coincide con el “ideal”, también es un problema; la solución a todo esto vendría siendo “salud en todos los tamaños”. Aprendamos a conocer nuestro cuerpo, se ha comprobado científicamente que este libro ayuda a aumentar la salud y el autoestima, el programa fue evaluado en un estudio académico, sus datos fueron publicados en revistas científicas muy respetadas, este libro no es uno sobre dietas o uno que le vendan mentiras a las personas, trata sobre la realidad de lo que vivimos todos los días, además, enseña como la mejor manera de ganar la guerra contra la “grasa” es renunciar a la lucha.

Gracias al libro de Bacon, se creó un movimiento de paz llamado, “Health At Every Size Community”, el cual, busca ayudar a personas que sufren de TCA, asimismo, ayuda a reconocer que los resultados de salud son impulsados principalmente por factores sociales, económicos y ambientales, también ayuda a personas de todos los tamaños a adoptar comportamientos saludables. Es un movimiento inclusivo, que reconoce características sociales, como el tamaño, nacionalidad, sexualidad, género, estado de discapacidad, entre otros, son activos, reconocen y desafían todas las fuerzas estructurales y sistemáticas para que las personas logren vivir bien.

Victoria Tabárez es una licenciada en nutrición muy reconocida en  Uruguay y trabaja en El Centro de Asistencia del Sindicato Médico del Uruguay (CASMU), en el año 2016, sacó un artículo sobre TCA, donde nos dice que un trastorno de la alimentación se caracteriza por anomalías en los hábitos alimentarios que pueden involucrar, tanto como ingerir alimentaos de forma excesiva o insuficiente, afecta nuestra salud física y emocional, además, estos trastornos son caracterizados por la preocupación excesiva por la imagen y/o el peso corporal.

Los trastornos alimentarios se pueden clasificar en: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastornos de la conducta alimentaria no especificado (TANE), Tabárez en su artículo también nos cuenta que uno de los factores que predisponen de esta enfermedad puede ser el tener antecedentes familiares de TCA, convivir con una persona obsesionada con su imagen, ser altamente perfeccionista e híper-exigente y haber llegado a la pubertad con sobrepeso.

En Costa Rica existe un grupo de especialistas en este tipo de padecimientos de TCA que juntos crearon la “Asociación de Desórdenes de la Conducta Alimentaria Costa Rica”, esta misma busca informar y asesorar tanto a las personas con este padecimiento como a los familiares que se ven afectados, visibilizar el problema, capacitar a profesionales e interesados y orientar y conseguir recursos para acciones a favor de la prevención de los trastornos alimentarios. Se pueden contactar con ellos mediante el número 8320-3559, el correo [email protected], o bien en su página de Facebook que salen como “Asociación de Desórdenes de la Conducta Alimentaria Costa Rica”, siempre están dispuestos a ayudar a la población que lo necesite.

Colaboró María Fernanda Ávalos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *