Colaboró Ariel Delgado, estudiante de periodismo

El 30 de agosto significó un antes y un después para el deporte nacional, el atleta costarricense Sherman Guity, se inmortalizó al lograr alcanzar la medalla de Plata en los 100 metros planos en la categoría T64 de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

Tan solo 5 días más tarde, el velocista nacido en Limón, agigantó su nombre al bañarse en oro, tras conseguir la presea dorada en los 200 metros planos de la categoría T64 en las mismas justas paralímpicas.

Ambas preseas significaron las primeras en la historia para Costa Rica en unos Juegos Paralímpicos, y además la primera medalla para el país desde el 2000 cuando la nadadora Claudia Poll lograse conquistar el bronce en los 400 metros estilo libre en los Juegos Olímpicos en Sidney.

Pero hay una fecha aún más trascendental en la vida de Sherman Guity, el viernes 25 de agosto del 2017, su vida cambió por completo; ese día, el joven de apenas 21 años en ese momento, sufrió un lamentable accidente de tránsito, cuando colisionó su motocicleta contra un autobús, ocasionando así, la amputación de su pie izquierdo.

Para muchas personas, una situación como esta significaba abandonar sus planes, sus metas y sus objetivos, pero para Guity, esto solo significó plantearse nuevos retos, el cual en las propias era convertirse en el mejor atleta paralímpico de Costa Rica.

La leyenda de Sherman empezaría desde el mismo hospital, luego de sus palabras que provocaban la emoción y la admiración en más de uno, el atleta realizaba sus nuevas primeras carreras en muletas, por los pasillos del Hospital México.

Ocho meses más tarde, Sherman visitaba el Estadio Nacional, se colocaba sobre la pista de atletismo del coloso de la Sabana y por primera vez entrenaba con la prótesis que lo acompañaría en su nueva etapa como atleta paralímpico.

Esa tarde el costarricense reflexionaba sobre sus primeras sensaciones corriendo con la prótesis: “Sentí que volaba, fue lindo volver a correr, estaba muy nervioso porque pensé que se me podía desprender la prótesis, pero a medida que corría, sentía que podía dar más, por lo que aumenté la velocidad y hasta hice pruebas de salida, hoy sentí que volaba”.

El sueño del atleta lo llevaría hasta Estados Unidos, cuando el 15 de junio del 2018, en lo que fue su primera carrera oficial como paratleta, el tico sorprendía a todos y se dejaba la medalla de bronce en los 100 metros planos en el Gran Prix de Arizona, con un tiempo de 11:54. Lo asombroso de este logro es que Sherman apenas y llevaba 2 semanas entrenando con su prótesis.

Las adversidades nunca dejaron de aparecer en la vida de Sherman y en el 2019 se enfrentaba a quizás una de más difíciles, luego de su amputación. Tras una prueba de orina proporcionada el 23 de julio del 2019, Guity era sancionado al dar positivo a la sustancia Clostebol. El castigo era impuesto por el Comité Paralímpico Internacional, dejándolo sin posibilidad de competir por 2 años.

El nacional aseguraba no ser culpable, incluso logró demostrar su inocencia al probarse que la sustancia había sido utilizada única y exclusivamente para sanar la cicatriz de un piercing. Pese a esto, no pudo competir más desde el 23 de julio del 2019 hasta el 22 de junio del presente año.

Afortunadamente, las marcas de Sherman previo a la sanción fueron tan buenas que le alcanzó para conseguir la marca necesaria para asegurar su presencia en Tokio. Además, logró 2 medallas de Oro en el Grand Prix de Suiza y colocándose así entre los mejores 8 atletas de su categoría.

Una vez cumplida la sanción, las justas estaban a la vuelta de la esquina, en donde el tico maravilló e ilusionó nuevamente a todo el país tras demostrar su potencia en las semifinales, en donde quedó de segundo en su heat de los 100 metros planos T64, con un tiempo de 10.88. Logró la faena en la gran final al conseguir la plata y mejorar su marca personal, bajándola a 10.78, tan solo 2 centésimas después del alemán Félix Streng.

Sin embargo el atleta no quedaba satisfecho y quería más, en su heat eliminatorio de los 200 metros planos T64, rompió el Récord Paralímpico, logró un tiempo de 21.85 y aseguraba su pase en la final. En donde completó la hazaña al no solo ganar la medalla de Oro, sino que nuevamente, rompió el Récord Paralímpico con un tiempo de 21.43 y cumplió la promesa que le prometió a todo un país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *