Colaboró Valeria Corrales

  • Los drones comienzan a utilizarse en lugar de avionetas y tractores

La tecnología 4.0 no es algo tan novedoso en el mercado, sin embargo, en términos del uso de esta en la agricultura del país si, porque en comparación con otros países, Costa Rica se encuentra en las etapas iniciales de adopción de nuevos dispositivos para la agricultura.

En estos términos existen varias herramientas tecnológicas que no solo traen beneficios ambientales, sino también económicos y para los trabajadores. Algunos ejemplos de estas herramientas son: drones especializados para el monitoreo de cultivos, drones para la aplicación de sustancias y drones de fotografía especializada, ideales para detectar plagas en cultivos u otros problemas agrícolas.

 El Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), se encarga de contribuir con el sector agropecuario con el fin de brindar opciones, servicios y productos tecnológicos para el desarrollo del sector agropecuario.

Arturo Solórzano, director ejecutivo del INTA, considera que para que el país progrese en estas tecnologías, es fundamental un avance en educación sobre el uso de tecnología de precisión.

Solórzano explicó que el uso de drones para fumigación ya se utiliza hace algunos años en cultivos como arroz, banano, papa, caña de azúcar y otros, además, dice que es mucho más eficiente y que logran bajar el uso de agua y otros costos a la décima parte.

Beneficios de la tecnología 4.0

Como se menciona, existen múltiples herramientas tecnológicas para la agricultura, por ende, se engloban varios beneficios para este sector que es uno de los más importantes en el país. El uso de estas tecnologías trae beneficios como:

  • Sustitución de herramientas como tractores, avionetas, bombas de espalda.
  • Disminución del contacto de las personas con sustancias químicas.
  • Cargas de hasta 40 litros o más de sustancias.
  • Registros de los terrenos fumigados.
  • Ahorro en agua (pasar de utilizar entre 150 y 200 litros por hectárea a 12 litros).
  • Costos de fumigación pueden disminuir hasta ₡5.000 por hectárea.
  • Mayor control del estado de las plantaciones.

INTA participa en la capacitación, validaciones de campo con productores medianos y pequeños del país, cuentan con proyectos de educación y experimentación en coordinación con instituciones gubernamentales.

Es importante recordar que es sector agro es el segundo más importante en las exportaciones del país, solo en año 2021, los envíos del sector agrícola alcanzaron los $3.000 millones a destinos como Estados Unidos y Europa.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *