La Ley N° 10.113 “Ley del Cannabis para uso Medicinal y Terapéutico y del Cáñamo para uso Alimentario e Industrial” se aprobó el pasado 2 de marzo.

Imagen con fin ilustrativo

Esta ley busca regular y permitir el acceso y utilización del cannabis y sus derivados exclusivamente para uso medicinal y terapéutico y la autorización en todo lo que tenga referencia a la producción (industria y comercio) y el sector alimentario.

Ahora, después de un veto y reforma y eliminación de algunos artículos de la ley, Costa Rica pasa a ser el décimo país de América Latina que aprueba el uso del cannabis con fines medicinales, solamente Uruguay y México han aprobado su uso de manera recreativa.


¿Cómo aporta a la salud?

Según información de la fundación CANNA, hay diversas patologías que pueden ser tratadas con el cannabis medicinal, hay que saber que la cannabis sativa es una planta hembra con propiedades para ser totalmente manipulable (por eso su uso en la medicina), el macho es el cáñamo, ideal para la parte de industria.

Algunas de las patologías que se pueden tratar son:

  • Dolor crónico: por ejemplo dolores inflamatorios, VIH, herpes, dolores postoperatorios, migraña, nervio ciático, dolor por mal praxis, entre otros.
  • Dolor y náuseas oncológicas: todos los tipos de cáncer, cáncer activo con o sin tratamiento quimioterapéutico o secuelas del mismo (menos leucemia o linfomas).
  • Neurológicas: autismo, accidentes cerebrovasculares, síndrome de Tourette, Parkinson, demencia, epilepsia, convulsiones, Alzheimer, esclerosis múltiple, entre otras.
  • Inmunología: lupus, artritis reumatoide y otras entidades autoinmunes sin diagnóstico establecido.
  • Trastornos psicosomáticos: trastorno depresivo mayor, ansiedad generalizada, estrés postraumático, agorafobia, depresión post-parto, adicción a opiáceos y el uso compulsivo del cannabis.
  • Enfermedades mentales: esquizofrenia y trastorno de bipolaridad.

Mercado Emergente

Según el economista del Colegio de Ciencias Económicas de Costa Rica, Luis Vargas, esta ley es una oportunidad de mercado emergente, es decir, en crecimiento para la economía del país, además, podría ser una gran fuente de ingreso y empleo para los sectores deprimidos de la población costarricense, como por ejemplo, los rurales.

Si se habla de números, la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), realizó un estudio en el año 2020, donde se analizaron los impactos económicos que puede traer esta industria, como uno de los hallazgos, solo el mercado por venta de productos de cáñamo industrial superaba los $5.733 millones y con un potencial de crecimiento de un 22% para el 2025.

A pesar de que en Costa Rica el mercado es novedoso y un poco más complicado por ciertas limitaciones, se cuenta con más de 25.000 productos.

Si se habla de industria médica, incluso las ganancias podrían aumentarse más, porque los productos vendrían a ser alternativas o sustituirían a otros medicamentos de uso actual.

Por ahora, entre el gobierno saliente y el entrante, deben dejar claras las reglamentaciones de esta ley, para poder incursionar de manera legal en este mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *