Se trata de una tecnología basada en la electrónica de ondas de luz

Imagen Ilustrativa

Investigadores de la Universidad de Rochester (Nueva York) y de la Universidad de Erlangen-Núremberg (FAU), en Alemania, han desarrollado un nuevo tipo de puertas lógicas que utilizan pulsos láser, operan en escalas de tiempo de femtosegundos y son un millón de veces más rápidas que las de los ordenadores actuales.

La creación de estas puertas lógicas pueden gestionar la información a la velocidad de petahercios, el máximo permitido para los fenómenos optoelectrónicos.


¿Qué significa esto?

Una puerta lógica es un circuito electrónico que tiene el mismo comportamiento que una función lógica. Se usa para programar y dar instrucciones a un ordenador.

Es como un interruptor controlado eléctricamente, capaz de rectificar, modular o amplificar corrientes eléctricas.

En cuanto a los fenómenos optoelectrónicos, se refieren a el área de la electrónica que se dedica a investigar y desarrollar tecnologías que combinan los sistemas ópticos y los sistemas electrónicos.

Su funcionamiento se desarrolla directamente con la luz y las imágenes.


Lo que proponen

El nuevo tipo de puerta lógica propuesto por los científicos se basa en la energía de los láseres. Esta tecnología se conoce como electrónica de ondas de luz: aplicada a las puertas lógicas, consigue que funcionen mucho más deprisa que las puertas lógicas actuales.

Este desarrollo tecnológico permitirá a los ordenadores medir la velocidad de procesamiento en la escala de petahercios (PHz), frente a los gigahercios (GHz) que se emplean en la actualidad.

Los investigadores de la FAU han estado investigando durante varios años cómo las ondas de luz se pueden convertir en pulsos de corriente.

Los físicos de la FAU han podido demostrar por primera vez que este método se puede utilizar para operar una puerta lógica, y conseguir así un procesamiento más potente.

Este logro, todavía potencial, es sumamente importante, porque un estudio reciente había calculado que la velocidad de procesamiento tiene un límite infranqueable para los fenómenos optoelectrónicos: no puede ir más allá de un petahercio.

Probablemente pasará mucho tiempo antes de que esta tecnología pueda usarse en un chip informático, pero los investigadores destacan que la importancia de su trabajo radica principalmente en haber confirmado que la electrónica de ondas de luz es una tecnología viable para la construcción de puertas lógicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *