La estabilidad financiera es fundamental para el crecimiento y solvencia económica en cualquier ámbito, ya sea empresarial o al comienzo de un emprendimiento. Su importancia en los negocios recae en los siguientes aspectos esenciales: evalúa, valora, asigna y gestiona los riesgos financieros. 

Prestar atención a este aspecto financiero en una empresa permite que se mantenga a flote.  A continuación, se mostrarán algunos consejos para lograr el éxito en las finanzas empresariales. 

Imagen Ilustrativa

1. La importancia del ahorro

Antes, durante y después de un emprendimiento el ahorro es una acción para el crecimiento del negocio, pues se refiere a contar con un saldo a favor entre los ingresos y los gastos con la finalidad de tener un monto destinado para un futuro. 

Ahorrar se puede usar para pagar algunas deudas de la empresa, invertirlo en bienes como  una forma de inversión  e incluso para mejorar las condiciones de los colaboradores a través de mejores espacios de trabajo. 

2.  Hacer un plan de acción

Sin un proyecto con objetivos concretos y una meta a la que se quiere llegar, dificulta el éxito en el camino del emprendimiento.  Por ello, realizar un plan de acción facilitará: 

Visualizar las fortalezas y deficiencias del emprendimiento.

Es la vía más expedita para acertar en dirección a los objetivos. 

Se reduce la incertidumbre y se manejan mejor las crisis.

Se promueve el trabajo colaborativo. 

3. Evitar la mixtura entre finanzas empresariales y personales

Uno de los errores más comunes entre los emprendedores es mezclar las finanzas del negocio con las individuales. Lo ideal es fijar un presupuesto, salarios y contar con una tarjeta bancaria exclusiva para cubrir gastos de la empresa. 

Las consecuencias de no hacerlo imposibilitan la administración sana, situaciones legales con temas de impuestos o afectar el flujo de caja. 

4. Administrar los gastos

Una forma de optimizar el negocio es cuidar en qué se gastan los ingresos y egresos. Analicemos esto: Existen gastos fijos como la renta de la oficina, el pago de nómina de empleados, inversión en materia prima y otros servicios básicos. Sin embargo, para darse cuenta cuáles son necesarios vale la pena preguntarse: 

¿Se puede eliminar este gasto? 

¿Habrá otra forma de reducirlo? 

¿Por qué hay fluctuación de gastos de un mes a otro? 

El resolver estas interrogantes son puntos básicos para la administración sana de cualquier emprendimiento. 

5. Investiga tu mercado

Parte del proceso de crecimiento de una empresa es saber cuál es su público objetivo al cual va a vender su producto o servicio. 

En algunas ocasiones, una forma de lograrlo es con un estudio de mercado, pues se logra recabar datos necesarios para conocer el comportamiento de los potenciales clientes.  Asimismo, contar con datos definidos del mercado ayuda a conocer la competencia y las oportunidades de negocio a mejorar. 

6. Escuchar recomendaciones de expertos

Toda empresa en sus primeras etapas debe dar pasos firmes hacia el crecimiento y minimizar los riesgos. Por ello, en ocasiones es importante acercarse con expertos en la materia para mejorar algunos procesos a través de los siguientes objetivos:   

Incrementar las ventas con mejores estrategias que ahorren tiempo y esfuerzo.

Marcar una mayor diferencia con los competidores.

Posicionar a la marca en los medios correctos.  

Conferir más tiempo a socios para decisiones estratégicas, mientras los expertos se encargan de diseñar planes o manuales complejos. 

Por lo general, tienen valiosos contactos para conectar y generar alianzas. 

7. Tiempo de maduración de la empresa

El periodo de maduración económico (PMM) se refiere al tiempo que tarda una compañía en recuperar el dinero gastado por un producto o servicio desde su creación o adquisición y con relación a su ciclo de venta. Es una medición que se hace en días y ofrece una aproximación de la liquidez de la empresa.

Es de vital importancia conocer está métrica, pues ayuda a establecer tiempos de idea y creación del producto, etapas de venta y pagos de proveedores. 

8. La innovación como parte del crecimiento 

Sin duda, los avances tecnológicos han hecho que muchas organizaciones se preocupen más en el producto o servicio para sus consumidores. La innovación es parte del crecimiento de un negocio para facilitar procesos y crear nuevas áreas de oportunidad.

Por ejemplo,  por medio de metodologías como el Design Thinking, pueden generar nuevos procesos creativos sin la necesidad de hacer cambios radicales o gastos exagerados.  

9. Hacer un presupuesto

Quedarse sin flujo de efectivo es una de las consecuencias por no contar con un documento detallado de las entradas y salidas de efectivo; es decir, un presupuesto. Asimismo, son reales y ajustados a la situación económica de la organización. 

Los resultados se calculan de acuerdo a la temporalidad del presupuesto, ya sea por semestre o de forma anual.  Por tanto, no importa que tan buena es la idea y su ejecución, si no se realiza este documento no se sabrá cual es flujo de efectivo en la compañía. 

10. No subestimar la capacitación

No importa el tamaño del emprendimiento, el empresario debe capacitarse a través de foros, conferencias, talleres y otros cursos de ayuda de desarrollo empresarial. De igual forma, aplica con socios y colaboradores, pues eso reduce la rotación de personal y mejora el entorno laboral.

Además, contar con personas capacitadas aumenta las posibilidades de éxito ante la competencia y el crecimiento continuo del negocio. El futuro y éxito depende del buen manejo de las finanzas empresariales, así que es importante no olvidar estos consejos para cumplir todas las metas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *