El actor diseñó una rutina de tres meses para equipo encargado de rodar las escenas de acción, incluído él mismo

Actor Tom Cruise

La nueva película de ‘Top Gun: Maverick’ ya es una realidad. Tras tres años de rodaje, con una pandemia de por medio, por fin podrá ser vista en los cines en lo que supone su regreso después de 35 años de aquel primer filme que se convirtió en un gran éxito de los 80, cautivando a la crítica y con el que Tom Cruise comenzaba a hacerse hueco en la gran pantalla.

El papel del propio Cruise en ‘Top Gun: Maverick’ y su implicación en las escenas de acción, como es habitual en todos sus trabajos, es uno de los momentos más esperados por sus seguidores y es que sin duda, la película promete ser uno de los taquillazos del año gracias a una trama que los fans llevan años esperando.

«No estaba preparado para hacer una secuela hasta que tuviéramos una historia que mereciera la pena contar y hasta que la tecnología hubiera evolucionado de modo que pudiéramos profundizar en la experiencia de un piloto de caza»

Tom Cruise para Paramount

El momento ha llegado y es que en todo este tiempo el propio actor se ha convertido también en un piloto de verdad y se ha involucrado diseñando incluso un plan de entrenamiento de tres meses que él mismo ha practicado para desarrollar la forma de filmar los vuelos acrobáticos y de combate de los F-18.

«Trabajamos con la Marina y con la escuela Top Gun», señala el protagonista entre bambalinas y es que sus 59 años su objetivo sigue siendo el de poder hacer todas sus propias escenas de acción. «La Marina dice que si te eyectas tienes que poder sobrevivir en el agua, así que nos sometimos también a un exigente programa submarino», cuenta Cruise.

Durante los tres meses de prácticas, el reparto fue probando distintos aviones y avanzando en la dificultad de las maniobras hasta bautizarse al mando de un flamante F-18 Super Hornett haciéndolo despegar de un portaaviones.

Para la puesta a punto para rodar las escenas de acción, el equipo de la película se sometió a un duro entrenamiento diseñado por Cruise. Una rutina que llevaron a cabo durante tres meses y que incluía desde actividades físicas en grupo, prácticas con pruebas de buceo, prácticas por tierra y prácticas por aire manejando un F18 real. 

Miles Teller, Lewis Pullman y parte del elenco entrenaron durante todo este tiempo para realizar algunas de las acrobacias que ya pueden verse en la película que llegó a los cines el pasado 26 de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *